Saltar al contenido

Batch Cooking, el Arte de Cocinar un Día y Comer Siete

Trucos para cocinar menos y comer mejor

Todo el mundo habla del Batch Cooking o, lo que es lo mismo: cocinar un día varios platos para ir tirando de ellos a lo largo de la semana. Así se ahorra tiempo y se planifica mejor nuestro menú semanal. Recurrir a la comida rápida, precocinada, procesada, … al final pasa factura a nuestra salud y a nuestra báscula; de ahí que el Batch Cooking (batch en inglés significa “lote”) se haya convertido en una tendencia imparable. Se trata de lograr una alimentación sana y equilibrada aunque estemos agotados de los quehaceres de la semana. PLANIFICACIÓN. ¡Esa es la clave! Un día de la semana, generalmente el domingo, puedes meterte en la cocina y, con cabeza, preparar varios platos que después congelarás y de los que “irás tirando” a lo largo de la semana. Tu alimentación y la de tu familia será 100 por 100 casera y natural. Probablemente eres de los que ya practicabas esta “moda” sin saber que se llamaba así. Si no es tu caso, inténtalo y verás como no te arrepientes.

Los Mejores Trucos para que tu Batch Cooking sea de 10:

1.- Prepara siempre más cantidad de la que necesitas. Cocinar para dos o para cuatro requiere prácticamente el mismo tiempo y esfuerzo y, sin embargo, te permite congelar y pasar menos tiempo en la cocina.

2.- Si vas a preparar cremas de verduras o de legumbres o verduras cocidas, aguantan en el frigorífico perfectamente entre 5 y 6 días. Así que no tienes que congelarlas si no te apetece.

3.- No congeles la patata cocida (ni en ensaladilla ni en purés) porque, al descongelarla, pierde su textura original, quedándose acuosa. Tampoco congelan bien algunas salsas emulsionadas, ni las verduras que se comen crudas, ni los huevos.

4.- Potajes, guisos, croquetas, hamburguesas, albóndigas, arroces, pisto, sopas… son congelables pero no llenes los envases a rebosar ya que al congelarse, el líquido ocupa un poco más.

5.- Procura, a la hora de descongelar, tener la previsión de hacerlo pasando primero por el frigorífico y no dejarla directamente a temperatura ambiente. Así no rompes la cadena de frío.

6.- Elige mejor envases individuales para aprovechar todo lo que se descongela. Y, cuando vayas a comprarlos, elige mejor los tuppers de cristal, de cierre hermético y apilables.

7.- Etiquétalos, con su fecha de congelación y su contenido; así será mucho más fácil identificarlos de un vistazo.

8.- Con este sistema de organización se reducen notablemente los desperdicios ya que no nos sobra comida. La congelamos para otro momento .

9.- Disfruta del tiempo libre que te deja esta técnica para hacer lo que más te guste. Y si lo que te gusta es cocinar, el Batch Cooking es para ti.