Saltar al contenido

La canción del verano 2017 se la inventa un vino y la canta una actriz

Un rayo de sol, Aquí no hay playa, Eva María se fue, El baile de los pajaritos, La barbacoa, Ojalá que llueva café, el Waka waka… y, por supuestísimo, la archiconocida por tierra, mar, aire, y seguramente en marte y más allá, La Macarena (a la que solo le ha hecho sombra hace apenas unas semanas el famoso Despacito de Luis Fonsi). Todas ellas, canciones que nos levantaban de la silla en las verbenas de verano aunque no pudiésemos con nuestra alma. Mi adolescencia no habría sido la misma sin Georgie Dann. Menudos caderazos que le pegaba yo a Paco Luis, el vallisoletano que me rondaba -o yo a él, qué más da- cuando la orquesta arrancaba con el “Bailemos el bimbó, bimbó, bimbó… ” Ilusa de mí que  a falta del perreo y tuerking que traería el futuro, me parecía un baile muy sexy.

Pero los tiempos cambian y ahora, son las RR.SS las que mandan y así lo ha visto la vanguardista marca de vino “Monólogo”.

vinoFue en marzo cuando este vino inquieto y revoltoso que presume de ser joven de espíritu y solo apto para la gente que dice lo que piensa y que piensa lo que dice, lanzó una divertida y original campaña online en la que invitaba a sus seguidores a escribir versos a través de las redes sociales para crear, entre todos, el hit del verano. “Si la canción del verano es un patrimonio nacional que nos pertenece a todos, ¿por qué no hacerla por una vez entre todos y para todos?”, así se lo plantearon los responsables de la campaña. Y se pusieron manos a la obra sin saber cuál iba a ser la  respuesta.

monologo1

monologo2

Más de 2000 internautas aceptaron el reto y las veinte mejores frases salidas de sus cabezas y teclados han formado la letra de una canción muy coral, muy divertida y divinamente interpretada por la actriz Leticia Dolera en un videoclip muy refrescante y pegadizo dirigido por Lyona Ibanova.

Vídeoclip:

Que se convierta o no en un hit comparable al Aserejé de Las Ketchup solo depende de eso que llaman viralidad… Para ir haciendo oído, entra en www.monologueando.com, escucha el tema y luego vas y lo cuentas por los chiringuitos de la costa. Y mientras le das un trago fresquito al vino,  lees la etiqueta. Impresa quedará para la posteridad las letras de los tres finalistas. Y mientras los entendidos hablarán de la acidez, el aroma y la astringencia y del bouque equilibrado, tú disfrutarás de un vino sin complejos ni alharacas. ¿A qué esperas?