Saltar al contenido

El Cheesecake del día de los enamorados…¡sin horno!

El 14 de febrero es la fecha universal del amor.  Si quieres celebrar San Valentín de una forma original, ¿por qué no hacerlo con un regalo DIY? En Bendita Locura te proponemos uno de los más sabrosos: un Cheesecake sin horno, así no tendrás la excusa de no cocinar por desconocer los tiempos de horneado. La combinación del queso con los frutos rojos es un clásico entre todo postre que se precie y seguro que vas a triunfar con este receta. Ponte el delantal y…¡a cocinar!

Para la base:

– 30 galletas tipo María o Digestive

– 125 gr de mantequilla

– Papel antiadherente para hornos

– Molde desmontable (redondo o en forma de corazón).

ScreenHunter_175 Jan. 24 10.57

Para el relleno:

– 500 gr.de queso de untar tipo Philadelphia

– Esencia de vainilla

– 150 gr de azúcar

– 200 ml de nata líquida para montar

ScreenHunter_176 Jan. 24 11.02

Para la cobertura:

– 50 ml de zumo de manzana

– 6 láminas de gelatina sin sabor

-500 ml de agua para diluir la gelatina

– 250 ml de agua

– 4 cucharadas de azúcar

– 350 gr de frambuesas

frambuesas

Introduce las galletas en una bolsa para congelar y con ayuda de un mazo o rodillo golpea las galletas hasta pulverizarlas. Esparce las galletas trituradas en un recipiente y mezcla con la mantequilla derretida. Coloca papel antiadherente para horno en el molde y vierte la mezcla de galletas. Aplasta con ayuda de un vaso o palo de amasar para cubrir todo el fondo.

Cuchara de palo aplastando Cheescake

Mientras pones a remojar las láminas de gelatina en un recipiente con agua caliente, monta la nata líquida con ayuda de unas varillas. Para montarla debes batir enérgicamente hasta que espese la nata. En otro recipiente, mezcla el queso de untar con el azúcar y la vainilla hasta que el azúcar se haya disuelto completamente. Agrega con una espátula la nata montada y mezcla de manera envolvente. Vierte esa mezcla encima de la base de galletas y métela en la nevera entre 4 y 6 horas.

cheesecake bendita Locura

Calienta el zumo de manzana, el agua y el azúcar y remueve hasta disolver el azúcar. Añade a esta mezcla la gelatina diluida en agua caliente. Es importante que el agua no hierva, solo que se se mantenga caliente. Cuando el relleno de queso haya cuajado, cubre toda la superficie con las frambuesas y luego con la mezcla de gelatina. Tras este paso, deja reposar una hora en la nevera y disfrútalo con tu pareja.

ScreenHunter_174 Jan. 24 10.30