Saltar al contenido

De compras: De los donuts de colores a las semillas de chía

Ir a un supermercado americano te expone a tantos riesgos que no hay compañía a nivel mundial que los cubra ni, por otro lado, humano que se resista al amazing surtido de tentaciones XXL. Por eso yo me resistía a ir. Hasta tres veces, como Pedro, negué lo que ya sabía de antemano que iba a suceder. Y así fue. A la tercera vez que mi socia me “invitó” al súper con la excusa de comprar productos para organizar una pequeña merienda en casa de nuestra querida amiga Pepa Aniorte, piqué. Y vaya que piqué: un trozo de plum cake con el que me sedujo una amable azafata; un hot dog que aún estoy digiriendo, un café ecológico con leche de soja, un chupito de no sé qué y un no sé qué de tal y tal. Total: me fui comida y bebida y el carro de mi socia medía lo mismo que el Empire State. Vamos que si me despistaba de pasillo tenía que llamarla al móvil porque era imposible verla detrás de tantos envases. Y lo que es peor: las cosas para la merienda de Pepa no ocupaban ni medio metro cúbico. El resto, eran docenas de donuts de colores y cientos de miles de calorías vacías de las que, curiosamente, ocupaban una barbaridad. Que me lo expliquen.

img_1583
Con esta merienda preparada por Bendita Locura, Pepa Aniorte recibió a sus amigos

Silvia, mi socia, compensó comprando un garrafón de aceite de coco porque había leído en un post de los “Imperdibles” Bendita Locura era lo más de lo más en belleza y nutrición. Yo lo consumo cada mañana, si me levanto a mi hora, con una tostada de espelta. Pero pensé que no era suficiente para abandonar el purgatorio; así que, de un triple a lo Pau Gasol, encesté un bolsón de semillas de chía en el atiborrado carro made in USA (que, por cierto, no van con monedas y la gente, os lo aseguro, los devuelve). Las semillas de chía están poniéndose muy de moda como “superalimento” y no se merecen menos.

cuenco_semillas_chia
El poder saciante de las semillas de chía hace que se conviertan en un aliado para perder peso

Originarias de México, ofrecen tanto a pesar de su diminuto tamaño que se convierten en indispensables para la despensa. Tienen más potasio que los plátanos y más calcio que la leche, además de un alto contenido en proteínas vegetales, minerales, vitaminas y antioxidantes. Pero aún queda más: posee fibra soluble e insoluble para protegernos del colesterol malo y favorecer el tránsito intestinal. También dicen, ¡atención!, que al ser tan saciantes te ayudan a adelgazar ya que te resulta más fácil controlar el apetito.
De hecho os voy a recomendar un desayuno altamente nutritivo y saciante. Dejad en la nevera una taza de leche (vegetal o animal) llena de semillas de chía durante toda la noche. A la mañana siguiente parece un yogur gelatinoso pero agradable al gusto y te quita el hambre hasta la hora de comer. Yo personalmente lo mezclo más en ensaladas o en tostadas con aguacate, un chorrito de aceite y unas semillas de chía por encima. ¡Qué rico! Mi amiga María, por ejemplo, siempre lleva al gym un smoothie de frutas con chía y también es muy frecuente añadirlas a las masas de bollos o galletas para hornear.

0014299691
Los smothies de leche vegetal y semillas de chía son un nutritivo y estupendo desayuno

La receta más empleada para perder peso es ésta: en un vaso de agua exprime el zumo de medio limón y una cucharada sopera de semillas de chía. Déjalo en la nevera y ve consumiéndolo a lo largo del día.

Nos fuimos de allí felices porque habíamos sido capaces de repartir la compra por todo el coche a modo tetris aunque el ala de uno de los pollos asados me tocaba el hombro desde el asiento de atrás; aún más felices porque la gasolinera del súper americano es una de las tres más baratas de Madrid (nos lo contó nuestro maquillador y peluquero Dani y, después de consultarlo con google, y ver que era cierto, lo llenamos hasta la bandera); y satisfecha porque me llevaba los impresos para hacerme socia de ese espacio tentador por el que debes pagar para ser miembro.
En el camino de vuelta nos debatíamos entre la tentación de abrir la mega caja de donuts o masticar así a palo seco las súper semillas de chía. Dato importante: hora de comer. ¿Difícil o no?