Saltar al contenido

Dime qué cuerpo tienes y te diré cómo debe ser tu vestido de novia

Resulta tópico, pero lo más importante el día de tu boda es que te sientas cómoda y, sobre todo, feliz contigo, con tu cuerpo y por supuestísimo con tu vestido de novia. Te ayudamos con los siguientes consejos a encontrar el que más se adecúa a tus medidas y proporciones. Realzar nuestras virtudes y disimular aquello que menos nos gusta es posible si damos con nuestro diseño perfecto.

TIPOS DE ESCOTE

Mírate al espejo y observa el tamaño de tu pecho, la forma y largo de tu cuello y la largura de tu escote y piensa si te sientes a gusto con estas partes de tu cuerpo y si quieres lucirlas más o menos y ponte manos a la obra. ¿Qué tipo de escote debo lucir? No te dejes llevar solamente por lo que más se lleve en esa época del año o esa temporada, encuentra lo que realmente va contigo y te va hacer sentirte más guapa y cómoda.

escotes

Ten en cuenta que si tienes el cuerpo más común, que es el de forma de pera o triángulo, es importante que elijas un escote amplio y abierto, de esta manera crearás el efecto óptico de hombros más anchos. Si es al contrario, tu cuerpo es de triángulo invertido, deberás elegir un escote estrecho bajo que disimule tus hombros.

Además, el tamaño de tu pecho y el largo de tu cuello también es importante. Si tu pecho es pequeño, elige un vestido con detalles, ya sean en forma de pedrería o flores, para que sea más prominente. Sin embargo, si tu pecho es grande, haz lo contrario. Por otro lado, si tu cuello es largo y delgado apuesta por escotes altos; si es corto y grueso, atrévete con algo exagerado.

TIPOS DE CUERPO

Los tipos de cuerpos son: triángulo invertido, triángulo o pera, redondo, reloj de arena o diamante, y rectángulo o recto. Dependiendo el tipo de cuerpo que tengamos elegiremos un vestido u otro para que se convierta en el correcto.

formacuerpo

Si tu cuerpo es triángulo invertido…

la clave es restarle amplitud a la espalda, hombros y pecho con escotes más cerrados… y para compensar, llevar faldas amplias que creen volumen gracias a cinturas ceñidas. Puedes decantarte por diseños trompeta, sirena, princesa o corto.

Si tu cuerpo es triángulo…

no te decantes por un vestido ceñido para que no resalten las caderas. Las grandes recomendaciones son el corte  princesa, el corte imperio y siluetas en A. Los adornos en la parte superior de tu vestido conseguirán que haya un equilibrio en tu figura.

Si tu cuerpo es redondo…

el día de tu boda deberías llevar un escote en V o de corazón, y un vestido ni muy ajustado ni muy pomposo. Para disimular, apunta los drapeados y las faldas que fluyan por el cuerpo con corte imperio y siluetas en A.

Si tu cuerpo es diamante…

lo primero, enhorabuena, porque tienes los hombros y caderas simétricos además de una cintura muy delgada, y esto quiere decir que ¡puedes vestir de cualquier forma! Sí, todo te quedará muy bien por la simetría de tu cuerpo y se resaltarán tus curvas. Aún así, si quieres equilibrar los hombros y el pecho con las caderas, busca un vestido que agregue curvas a tu cuerpo.

Si tu cuerpo es recto…

luce un vestido ceñido, con líneas rectas, mangas cortas, escotes cuadrados y faldas sueltas pero no excesivamente largas. Mejor si son entallados a la altura de la cintura con escote en V para estilizar la figura. Súmate a los cortes imperio y de vaina, y a las siluetas en A.