Saltar al contenido

Mini jardines vivos y originales dentro de un cristal

[vc_row animate_rounded_tab=”yes”][vc_column][vc_column_text]

En Bendita Locura nos gusta compartir con vosotros, además de grandes celebraciones, nuestros pequeños descubrimientos. El último, que nos encanta, son estos terrarios. Enelbosque es un proyecto creativo de Alejandra, una colombiana afincada en Granada, donde encontró el amor y formó su familia. “Siempre con inquietudes artísticas, fascinada por las miniaturas, la fotografía y atraída por las plantas… resumí todo en un solo hobbie: los terrarios“, nos cuenta.

Sus primeros terrarios cumplen ya seis años y están viendo como esta afición poco a poco se está convirtiendo en un negocio local. De momento, la paquetería para un producto tan delicado como éste no le ha dejado abrir fronteras, pero deseamos que lo logren muy pronto, pues será un éxito seguro. “Una alternativa que estamos estudiando es la de buscar tiendas en algunas ciudades que distribuyan nuestros terrarios”, explica con ilusión Alejandra.

¿Se puede resumir Enelbosque en una sola frase? Sí, “mini jardines habitados dentro de un recipiente de cristal“. Amantes de la decoración, en Bendita Locura nos ha ganado, ya que estamos de acuerdo en que “no solo son un elemento decorativo y alternativa fácil para tener un toque de verde en ambientes cerrados, sino que se revelan como trocitos vivos de naturaleza que replican mini ecosistemas naturales y que crecen y se desarrollan frente a nuestros ojos de forma auto sostenible en muchos casos”.

“Gran parte de la magia se centra en la simulación del ciclo de la lluvia que se da en su interior. Esto se explica por la humedad que generan las plantas y que se va condensando en las paredes de su recipiente, resbalando para mantener siempre húmeda la tierra e impulsando así el ciclo de la vida“, continúa explicando. Lo que diferencia estos terrarios de otros es que ¡éstos tiene vida! Sí, están habitados por pequeños personajes que pueden hasta narrarnos una historia.

[/vc_column_text][vc_text_separator title=”Galería”][/vc_column][/vc_row][vc_row animate_rounded_tab=”yes”][vc_column][vc_gallery interval=”3″ images=”12700,12701,12702,12703,12704,12803,12804,12805,12806,12807″ img_size=”full”][/vc_column][/vc_row][vc_row animate_rounded_tab=”yes”][vc_column][vc_column_text]

Si has quedado prendado de ellos, debes saber que su precio es variable en función de la dificultad de trabajarlos y el tipo de cristal. Los más sencillos pueden ser tuyos partir de 25 ó 30 euros; si Alejandra utiliza cristales especiales se elevará hasta 150 ó 200 euros. Eso sí, lo podrás tener personalizado. “Quienes me compran suelen querer recrear escenas o representar familias. Puedo poner un determinado color de pelo, de ropa o una edad aproximada de cada personaje, por supuesto gatos y perros también son parte importante. También hay quien se interesa por representar una profesión o un hobbie, creo que es una de las cosas que más hace que la gente conecte a nivel emocional con el terrario“, nos explica.

El tiempo que tarda en hacer cada terrario también varía dependiendo de su dificultad. “Suelo tardar un mes como mínimo desde el encargo porque me gusta que pase un tiempo conmigo en observación para asegurarme de que las raíces han empezado a fortalecerse. Las plantas más apropiadas son las que se cultivan en interior o tienen un origen en el trópico”, concreta Alejandra.

¿Si hago un encargo a Enelbosque, cómo debo cuidar mi terrario? Alejandra nos explica los cuidados básicos: luz indirecta y agua. “Los que son abiertos necesitarán riego aunque menor que una planta normal; los semi-cerrados conservan muy bien la humedad, y los que son totalmente cerrados no requieren nada de riego”, comentaba.

“Me muevo con la convicción de que lo que haces con cariño y dedicación es percibido por los que lo ven y el camino solo puede conducirte a aprender y crecer”, finalizaba. ¡Mucha suerte, artista!

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]