Saltar al contenido

Los Zapatos en las Pasarelas de Moda

Llega el Otoño-Invierno y las pasarelas se llenan con las tendencias que van a arrasar a pie de calle. Vestidos, abrigos, faldas y pantalones desfilan unos tras otros. Colores, formas, texturas… nos muestran los estilismos que llegan pero son, sin embargo, los complementos los que marcan la diferencia. Los que consiguen que un buen look se eleve a la categoría de perfecto. Y, entre los complementos, el estrella es sin duda, el calzado. De ahí que las  grandes firmas de calzado pisen las pasarelas con la determinación y seguridad de ser las estrallas.

Manolo Blahnik decía que: “Me encanta lo exagerado y lo excéntrico, pero tienes que estar cómodo. Si no, es una tontería. No hay nada de encantador en una mujer que no puede caminar con sus zapatos”. Quizá por eso, el street style de este 2020-2021 viene marcado por el casual-chic. Con tendencias atrevidas, cortes holgados y tejidos suaves y naturales para que las mujeres podamos “pisar” el invierno con estilo y sin necesidad de sufrir.

Pero ¿qué hace especial o diferente a una bota de cow-boy o un estileto de tejido tweed o un mocasin de punto o estampado en piel animal?  Principalemente estos tejidos pero también los accesorios. Esas tiras cosidas invertidas, o cosidas a un canto, o cordones tubulares o remallados, ribetes, vivos… todo un “arsenal” de detalles que hacen que unos zapatos comunes se conviertan en exclusivos y maravillosos.

Una de las empresas especialista en este tipo de productos que enriquecen el calzado es Eboli Complementos, con una trayectoria de más de 50 años de experiencia familiar en el mundo del calzado y que hoy mira al futuro a través de la innovación, la calidad y la excelencia. Y, como no podía ser de otra forma, Eboli complementos está ubicada en Elda, Alicante, la cuna del calzado. “Nuestros componentes para el calzado forman parte de los zapatos y bolsos de las más prestigiosas y reconocidas marcas a nivel mundial”, aseguran estos expertos en complementos para los zapatos.

Y esta temporada, los complementos más demandados van a ser: las tiras con hebillas y broches, por su carácter funcional; los adornos grandes y brillantes entre los que las perlas van a seguir estando en el TOP; los flecos con diamantes de imitación, las cadenas gruesas, los moños, nudos y lazos, los fruncidos para los empeines y talones, los cordones entrecruzados muy finos … incluso las correas de piedras. Los clásicos “Mary Jane” vendrán repletos de sorprendentes y caprichosos complementos como lazos, strass o brillantes que le dan ese toque enjoyado para ir más allá de la oficina.

La fantasía no tiene límite y este otoño ha decidido no decir adiós ni si quiera a las flores de primavera. Un poco más discretas, seguirán luciendo en botines de puntera cuadrada o botas de tacón cubano. Sin olvidarnos de la bota blanca que va a ocupar las calles de París a Nueva York, en piel o charol, sobre la rodilla, con efecto plisado, ajustadas o algo holgadas… Todo vale para que no demos ni un solo paso en falso, incluidas las clásicas sneakers blancas y las plataformas cuya inmensa comodidad no les permiten irse.