Saltar al contenido

Mis tendencias para 2017

Si la moda marca sus tendencias, y la belleza, y la arquitectura, y hasta  la pasta de dientes, ¿por qué no voy a marcar yo las mías propias? Pues dicho y hecho. Me pongo a marcarme mis tendencias, gustos, propósitos o llamémosle “Algo tengo que hacer para que 2017 sea un año memorable”. Y aquí entra todo: bienes de gran consumo a los que me voy a aficionar, caprichos por los que voy a pujar, útiles que me hagan la vida más cómoda, hábitos saludables a los que voy a aspirar, libros que me ayuden a autoayudarme, viajes buenos, bonitos y a ser posible baratos aunque sean imaginarios o astrales; el caso es mover el tacón.

Lo que sí que tengo claro es que los típicos propósitos de ir al gym, comer sano, perder peso, no decir tacos en los atascos, acostarme dejando el móvil a diez metros bajo el suelo… nunca los cumplo. Formo parte de ese 80% de mis semejantes que empieza el año muy motivada y que abandona de inmediato. Solo cumplí, hace de esto 17 años, lo de dejar de fumar aunque confieso que el haberme quedado embarazada me ayudó a no recaer; así que el mérito es más de mi hija Julieta que mío propio.

1.- Empiezo con algo práctico y galáctico aunque un poco caro pero me dicen que vale la pena. Se trata del secador de pelo de Dyson que parece más un ventilador o un micrófono de La Voz que un secador. La marca asegura que el aparato reduce la agitación y su motor emite un tono que es inaudible para el oído humano y no quema el cabello. Fundamental esto último cuando tu pelo va cumpliendo los mismos años que tú y perdiendo el mismo brío.

screenhunter_115-jan-02-11-27

2.-Ver la serie Narcos. Porque no hay reunión de amigos a la que asista que no se hable de ella. Necesito verla para no tener que estar callada más de quince minutos seguidos. Basada en la vida del narcotraficante colombiano Pablo Escobar se ha convertido en todo un fenómeno social. Y además ahora tiene un plus para mí porque han fichado a los actores Javier Cámara, uno de los nuestros y de los mejores y a Miguel Ángel Silvestre, que además de guapo no deja de progresar adecuadamente en su carrera.

1

3.- Comprame un bolso de neopreno como el que llevan colgado todas las italianas que siguen las “tendencias”. Son muy prácticos, bonitos, de muchos colores, no pesan nada que para peso ya llevo yo allí metido hasta el neceser de viaje, y además se puede lavar en lavadora. Y lo mejor, el precio. Rondan los 100 euros. Y la firma, italiana claro, se llama Save my Bag.

screenhunter_116-jan-02-11-47

4.- Leer “El libro de la madera”, un tratado sobre el arte de cortar leña que se ha convertido en best-seller después de haber vendido más de medio millón de copias y ser traducido a dieciséis idiomas. Su autor, el noruego Lars Mytting, ha conseguido que su libro se convierta en la Biblia de una nueva filosofía que predica la vuelta a la naturaleza, el slow life. Mytting declaraba recientemente que su libro mostraba el valor de hacer algo frente al valor de decirlo y que defendía al hombre silencioso que era capaz de actuar sin hablar; algo impensable hoy en día donde todo se expresa de forma inmediata en Twitter, Facebook o Instagram. Éste va a ser definitivamente mi libro de autoayuda para 2017.

cp7rcfgwcaalexb

5.- Siguiendo con los bolsos, que son una de mis pasiones, también voy a comprarme una cinta de esas largas para llevar los bolsos colgados y cruzados, así en plan juvenil. Le dan un aire diferente a tu look y las hay ideales. Es una forma de “estrenar bolsos” a precio low cost.

1366_2000

6.- Hacer punto. Lo leí el otro día en el portal Nuevatribuna Según el estudio de la Universidad de British Columbia en 2009 al que hacen referencia, hacer punto reduce la ansiedad, el estrés y la depresión. Parece que la naturaleza rítmica y matemática a la hora de practicarlo hace que la mente se sienta absorbida de una forma saludable, evaporándose los pensamientos estresantes. También previene el deterioro cerebral y la artritis y tendinitis. Yo aún estoy exenta de estos males pero creo que es bueno empezar con una del derecho y otra del revés lo antes posible. ¡El dinero que se va a ahorrar la Seguridad Social conmigo y con todas las que sigan mi ejemplo! ¡Si me viera ahora la madre Adelina de primaria no se lo creería! Suspendía en festones y vainicas evaluación tras evaluación.

manta-gigante-1

7.- Viajar en verde. No quiero decir con esto que coja aviones vestida de manzana ácida o Greenery, el color Pantone para 2017 que es el verde amarillento y que marcará todas las tendencias de este nuevo año, sino que voy a ir al campo a caminar, sin rumbo ni podómetro, a respirar aire puro (que aquí en Madrid se está activando el protocolo de alta contaminación con frecuencia) y sintetizar la vitamina D bajo los rayos de sol.

el-buen-retiro

8.- Apuntarme de una vez, y una vez que haya leído “El libro de la madera”, al slow life. A la desaceleración de tu vida para ser feliz. A tener una lista de “Not to do”. Hasta el día de hoy, soy capaz de preparar una cena en menos de diez minutos y dejar incluso la cocina recogida. Pero eso, que para mí era una de mis gracias, resulta que no le hace gracia a nadie. Y cuando digo nadie pongo el acento en mi marido que no solo no se impresiona con esta “virtud” tan mía sino que opina que hacer una tortilla en 0,2 nanosegundos es renunciar al disfrute del proceso. Conclusión: ser adicta a la velocidad no me ha dado nada. Así que empiezo a desacelerar a la voz de YA. “La vida es lo que está ocurriendo aquí y ahora. Disfruta el momento”. Ese va a ser mi mantra para 2017.

SONY DSC

9.- Hacer algo original con mi pelo. Y va a ser la técnica que consigue el efecto “ojo de tigre” y consiste en dar a mano sutiles toques de luz a la melena para conseguir que estos se mezclen con los tonos naturales del cabello. Porque había pensado también apuntarme a la última genialidad del colorista Guy Tang. Este estilista ha creado una melena capaz de brillar en la oscuridad. El cabello, bajo la luz normal es una preciosa melena tipo arcoíris, pero bajo las luces de neón se transforma en una fiesta de tonos fluorescentes con un brillo casi cegador. Si lo desestimo es porque ya voy poco a la disco pero lo cierto es que el efecto es una pasada. Os aconsejo ver su vídeo en youtube.