Saltar al contenido

Siete alimentos (y un té) para sobrevivir al calor

La ola de calor no da tregua, sobre todo en el sur del país. Nada logra reconfortarnos ante las altísimas temperaturas; ni los aires acondicionados, ni las bebidas heladas, ni la llamada alimentación de verano. Cambiamos la sopa por el gazpacho, el frío por el calor. Pero, según Ata Pouramini, nutricionista, orientador en salud y quiropráctico, ese alivio térmico es momentáneo en ambos casos. Será la termogénesis, la facultad que tiene el organismo de consumir calorías mientras digiere los alimentos, la que determine finalmente cómo nos sentiremos al rato de ingerirlos y si nos engordarán o no.

Por este motivo, Pouramini ha fijado otros criterios a la hora de realizar la lista de la compra para “sobrevivir” a la dictadura de los termómetros. Los fundamentos para una dieta saludable con la que el organismo se ayuda en la lucha contra el estrés térmico se basan en los criterios de hidratación, energía y reparación de la piel ante las agresiones externas ( sol, cremas y aire).

¡Toma nota!

Tomate y Zanahoria

En primer lugar, vamos a aportar al organismo la cantidad de agua que necesita para llevar a cabo sus funciones, compensando el líquido que se pierde a través del sudor.

El tomate es el alimento escogido para ese aporte de agua ya que posee un 94,5% de este líquido. Es, además, producto de temporada, lo que le convierte en ingrediente ideal para sopas frías y gazpacho o también solo.

La zanahoria para picar y también para cremas frías y ensaladas. Este alimento es rico en betacarotenos, los pigmentos que nos ayudan a broncearnos sin perjuicio de nuestra piel, a la vez que la hidratan y preparan para el verano. Ideal como snack frío, en crudo, refresca y siempre queda bien presentada en la mesa.

tomate

Nueces

A aquellas personas que tienen problemas de circulación sanguínea, una dolencia que se acrecienta con el calor, les viene bien consumir nueces. Los frutos secos, indicados también por su aporte energético para compensar sobreesfuerzos ( lo que les convierte en el alimento ideal para excursiones) se incluyen también en las pautas para contrarrestar el llamado colesterol malo.

nueces

Lechuga del mar

Como elemento exótico podemos introducirla en nuestro menú, un alga que se está recogiendo en nuestras costas y comerciando también desde nuestro mercado. Se trata de un alga comestible, la Ulva Lactuca, con propiedades nutricionales óptimas para estados carenciales y para sobrellevar la fatiga de estos primeros días de calor. Es rica en todas las vitaminas, sobre todo la antioxante C y en minerales. A destacar sus elevados niveles de hierro.

lechuga

Frijoles

Nunca debemos dejar de consumir legumbres y en este caso la elección ha recaído sobre los frijoles, puesto que mantienen estables nuestros niveles de glucosa, ofreciéndonos la sensación de saciedad y, además, pertenecen a los llamados alimentos quemagrasas. Es decir, que consumen en su digestión, tal como se explicaba anteriormente, más calorías de las que aporta. Nos aportan proteína, en este caso vegetal.

bowl of wood with Sicilian vellutini beans

Huevo

Uno de los favoritos del experto, puesto que, asegura, es el alimento completo para comenzar el día con toda la energía e hidratación. Sí, porque este producto es muy rico en agua y en proteínas del más alto nivel biológico A la plancha, con una gota de aceite de oliva virgen extra.

huevo

Ostras

Un pequeño aperitivo de producto marino siempre aporta los minerales saludables que nos energizan, sobre todo mentalmente, a la vez que contribuyen a la sensación de frescor que nos pide el organismo. Ricas en agua, zinc, selenio y ácidos grasos Omega 3.

ostras

Y, por último, el té, sin duda, la bebida de moda. Tiene distintas propiedades según el color. En estos tiempos de alergias primaverales, el rojo nos ayuda en la inhibición de la liberación de la histamina. El verde, bueno para la salud cardiovascular, antioxidante y, en algunas ocasiones, indicado para la pérdida de peso.

te

Ata Pouramini es director de Quiropractic Valencia y autor del libro “Tú eres tu medicina“.