Saltar al contenido

Las 15 Torrijas más Originales de España

Dice un refrán español “Ya pedirás pan duro para hacer torrijas” y es precisamente esa la base de toda torrija: una buena rebanada de pan duro. Las torrijas son típicas de la Cuaresma y se han convertido en uno de los postres por antonomasia de nuestro país en Semana Santa. El “modus operandi” es sencillo: se corta una rebana de pan, se empapa en leche, se reboza en huevo para freírla en aceite – nunca jamás de palma, que para eso tenemos el de oliva y girasol-, con un toque final de azúcar y canela. Tras siglos de arduas investigaciones podemos decir que el departamento de I+D de los “maestros torrijeros” ha avanzado tanto, que hoy en día contamos con torrijas de todo tipo en toda España y en Bendita Locura te vamos a mostrar los mejores lugares para degustarlas.

No obstante, antes te vamos a dar una clase rápida y básica de su procedencia: Si indagamos en el origen de las torrijas, vemos que en la época de los romanos ya se hablaba de un dulce muy similar a las torrijas de hoy. Recetas del siglo I d.C lo avalan. Sin embargo, hay que esperar hasta el siglo XV para comprobar que se habla de ellas como un alimento que servía para ayudar en la recuperación de las parturientas nada más dar a luz. Se elaboraban con rebanadas pequeñas de pan duro mojadas en leche y acompañadas de una copita de vino. Después ya se popularizarían en los bares, tabernas y restaurantes de España y como dulce típico e imprescindible de nuestra Semana Santa.

Torrija de leche de coco, pastelerías Manacor (Madrid)

Juan Andrés comenta que el secreto de sus torrijas es el calado que hacen de su pan en leche fría en vez de caliente. Para eso dejan el pan madurando 48 horas antes de infusionarlo. De esa manera la leche se cuela por los alveolos dando una cremosidad espectacular a la torrija. Para la de coco, emplean el mismo pan pero lo calan con dos partes de leche de vaca por una parte de leche de coco y, una vez fritas, le inyectan una confitura de manzana reineta con toque de lima y en vez de azúcar por encima, le añaden gelatina de flor de hibiscus.

Torrija de brioche en Bacira (Madrid)

Elaborada con brioche en vez de pan de barra, se presenta con helado de canela casero y sopa de vainilla y lemon grass. Una torrija de textura suave que gracias al helado de canela y la vainilla se vuelve todavía más jugosa.

Torrija sin gluten y falso caviar en Sana Locura Gluten Free (Madrid)

Entre las variedades que ofrecen las hay sin gluten, elaboradas con maíz, aromatizadas con cardamomo, bañadas en miel de arce, cubiertas de chocolate o acompañadas de crema inglesa. La última creación de Sana Locura Gluten Free Bakery es la Torrija de falso Caviar que le ha hecho ganar el premio a la receta innovadora en la categoría de Pastelería Artesana en el III Concurso de Torrijas de la Comunidad de Madrid. Es una torrija de harina con quinoa y falso caviar. Su responsable, Víctor Manuel Villajos cuenta cómo la hacen: se baña en leche con canela, naranja y limón y, después de frita, la coronamos con un falso caviar que se hace con una infusión con rama de canela y gelatina de agar agar. La vertimos sobre el crujiente tostado de la torrija y, en boca, queda una textura de almíbar con puntos de gelatina.

Torrija clásica todo el año en La casa de las torrijas (Madrid)

Lugar de culto para todo buen amante torrijero. En este castizo establecimiento, la clásica torrija se acompaña de un vino dulce y se puede tomar en cualquier momento del año.

Torrija de moscatel y panacota en Pastelería Mifer (Madrid)

Emiliano Medié emplea pan brioche y lo emborracha de un vino moscatel de Madrid y, después de freírlo, hace una panacota con leche de almendra y un mouse de turrón. Y la sirve sobre una cama de mermelada de orejones de albaricoque y de cereza.

Torrija con historia en la Confitería La Campana (Sevilla)

Es de las confiterías más conocidas y antiguas de España. Fundada en 1885, disfrutar de un desayuno o merienda en La Campana es una verdadera tradición, como lo son sus torrijas, a la venta durante todo el año.

Torrija premiadas en La Taberna del Sil (Ponferrada)

Esta taberna se alzó con el título de primer premio a la mejor torrija tradicional de España en 2015.  Es una torrija clásica de pan, leche y canela. No sabemos cual será el secreto de este delicioso postre, lo que si nos consta es que desde Galicia y Castilla y León van en peregrinaje a probar esta maravilla culinaria.

Torrija de sobao en el Restaurante Cañadío (Santander)

Más suaves, ligeras y cremosas que las torrijas clásicas. Estas deliciosas torrijas se acompañan de helado de vainilla  y se degustan en Cantabria, además de en Semana Santa, en Navidad.

Torrija de Stevia, en Bodega Regia (León)

Raúl Vidal, del restaurante Bodega Regia de León consiguió el Primer Premio del certámen nacional celebrado en león en 2017 con su Torrija de Stevia. En esa modalidad competían 16. Original y buenísima.

Torrija monárquica en La Viña del Ensanche ( Bilbao)

Este restaurante bilbaíno es famoso, además de por su excelente cocina, por sus torrijas, que se hicieron famosas de forma anecdótica gracias a un almuerzo que disfrutaron los reyes de España y que terminaron con este delicioso postre, afirmando ser de las mejores torrijas que habían probado.

Torrija de vainilla en Casa Lac ( Zaragoza)

Es uno de los restaurantes más antiguos de España, y además de destacar por sus comidas, lo hace también por sus postres caseros. La torrija de vainilla bourbon con helado de vainilla de Madagascar es su postre estrella con una clara diferencia. Comenzó siendo un especial de Semana Santa y se ha quedado encabezando su carta de dulces y tartas.

Torrija clásica y ganadora en Restaurante La Bóveda (Burgos)

Vanessa López, del restaurante La Bóveda de Burgos, se alzó en 2017 con el Primer Premio en la Modalidad clásica de Torrijas en el concurso nacional celebrado en León. Una delicia, según los catadores.

Torrija con horchata en Restaurante Koma (Collado Mediano, Madrid)

Rubén Amro es el responsable de esta torrija con horchata ahumada que además ganó un premio en la Comunidad de Madrid por ser tan innovadora. La torrija lleva granizado de horchata, helado de horchata ahumado con humo de nogal, mantequilla encapsulada, coronada con espuma de torrija tradicional triturada y todo ello, tapado con capa de pan de brioche (de la panadería La Moderna, de la sierra de Guadarrama, galardonada como una de las mejores de España) mojado durante 24 horas en leche merengada y sopletedado con azúcar. Para finalizar el plato, se tapa y se ahuma entero.

Torrija salada, Posada de Valdeón (León)

La mejor torrija salada de España la prepara el chef Rubén Morán, en su restaurante “El Desván de Valdeón” de León. Así lo decidió el jurado del Concurso Nacional de Torrijas celebrado en León, el 12 de marzo de 2018 en su VI edición. Morán ya había conseguido otro primer premio en 2016 a su Torrija Innovadora. Sería un pecado no probar las torrijas de Rubén.

Torrija con Té Chai, Pastelería La Barra Dulce (Madrid)

Samuel Serrano la prepara con un pan brioche especiado con cardamomo, pimienta rosa, pimienta de Jamaica, anís estrellado…y remojada en té chai. Después de freírla la reboza con especias chai (las mismas que lleva el pan) y azúcar y la baña de chocolate blanco y caramelo.