Saltar al contenido

Ugly Sneakers, hechas de botellas de plástico recicladas

zapatillas realizadas con botellas de plasctico

Se llaman así, Ugly Sneakers (deportivas feas) y están de moda desde que las lanzara Balenciaga hace más de dos años. A partir de ese momento, tanto las firmas de lujo como las low cost, han diseñado sus propios modelos. Más vintage, con pedrerías, tachuelas, de varios colores, de estética futurista, …Más que feas, son aparatosas pero también muy cómodas y además te hacen crecer unos centímetros. Son la alternativa ideal para dejar los tacones y además combinan con todo tipo de outfit, desde los típicos vaqueros hasta los trajes de chaqueta, vestidos lenceros y hasta los de fiesta. ¡Para las Ugly Sneakers no hay reglas! De ahí que nadie se arrepienta de comprárselas. Se han convertido en las Reinas del calzado deportivo y en un básico del armario.

22 Botellas de Plástico por cada par de Zapatillas

Estas zapatillas de aspecto XXL, líderes también en Instagram, siguen marcando el street style de la temporada. Pero entre la inmensa oferta que hay en el mercado, hay unas que nos han llamado especialemente la atención, las zapatillas DOLY y no por su estética que, por cierto, es muy chula, sino por su composición. Sí. Cada par de zapatillas Doly recicla hasta 22 botellas de plástico de 33 cl. La firma, basa sus procesos en el reciclaje y utiliza un material de origen que pasa por varios procesos y es modificado en su estructura hasta llegar a la zapatilla. Se trata del politereftalato de etileno, más conocido como PET, con el que se fabrican las botellas y uno de los plásticos más comunes junto con el polipropileno. El PET es el principal componente de estas zapatillas.

Ugly Sneakers

Doly ha logrado un buen equilibrio entre seguir las tendencias de moda ocupándose a la vez por un diseño sostenible, ecológico, de respeto al medio ambiente y además de fabricación Made in Spain (la marca es madrileña, la zapatilla se fabrica en Toledo y el hilo transformado de PET es de una empresa de Alicante). Además han tenido en cuenta todas las variables que intervienen en el proceso de diseño y fabricación, asegurándose de que el proceso de extracción de materias primas sea sostenible y no tenga impacto medioambiental, social o económico y garantizando también un trato justo con los proveedores. Cuidan de que, en el transporte, la mercancía viaje sin un consumo abusivo de energía y buscando la cercanía, para evitar el traslado largo de productos y evitar el impacto medioambiental. ¡No dejan nada al azar y eso nos gusta tanto o más que sus sneakers!

Un Producto Responsable y Sostenible

Hoy en día, el consumo de plástico en el mundo es abusivo y el reciclado actual insuficiente. Su permanencia en el medio ambiente se está convirtiendo en un grave problema para la humanidad, ya que no se descompone y los microplásticos permanecen en el mar, el aire, los animales que consumimos y en multitud de productos cotidianos, para finalmente, terminar en nuestro organismo. Doly se ha propuesto promover un ciclo de vida circular para sus productos. Por un lado, obtienen el material base para fabricar la zapatilla reutilizando botellas de agua hechas en PET, pero el diseño se ha pensado para que el calzado se pueda desensamblar y recuperar las partes de PET y extruir (moldear el material hasta dejarlo plano) para conseguir hilo reciclado con el que fabricar de nuevo zapatillas, cerrando así un círculo entre la materia prima y la vida útil del producto. ¡Un auténtico lujo para tus pies y tu conciencia!